Huella para Ciudades

¿Por qué rastreamos el consumo de los recursos y del capital natural?

Los gobiernos locales tienen éxito al ayudar a que todos sus residentes vivan plenamente, hoy y en el futuro. La disponibilidad del capital natural, la capacidad de la naturaleza para renovar y proporcionar recursos y servicios, no es el único ingrediente en esta visión. Sin embargo, sin un capital natural - sin alimentos saludables, energía para movilidad y calefacción, fibra para papel, ropa y vivienda, aire fresco y agua potable - esta visión es imposible. Así, el abastecimiento de bienestar humano actual y futuro depende de proteger el capital natural contra sobre-abuso sistemático; si no, la naturaleza no podrá asegurar estos servicios básicos para la sociedad. *

¿Qué ganan los gobiernos locales?

Las cuentas de la Huella Ecológica permiten que los gobiernos vean la demanda sobre el capital natural de una ciudad o región, y que comparen esta demanda con la cantidad del capital natural realmente disponible. Las cuentas también dan a gobiernos la capacidad de contestar a preguntas más específicas sobre la distribución de estas demandas dentro de su economía. Es decir les da la información sobre el metabolismo del recurso.

Por ejemplo, las cuentas de la huella revelan la demanda ecológica asociada del consumo residencial, la producción de productos del valor añadido, y la generación de productos para exportación. También ayudan a determinar la capacidad ecológica incorporada a los productos de importación de las cuales depende una región. Esto puede mostrar los apremios o las responsabilidades futuras de la región en comparación con otras regiones del mundo, e identifica oportunidades para proteger o mejorar la calidad de vida local. Las cuentas de la huella ayudan a los gobiernos a ser más específicos sobre el sustento de varias maneras. Las cuentas proporcionan un lenguaje común y una metodología bien definida que puede ser utilizado para apoyar al entrenamiento del personal y comunicar sobre asuntos de sustento con otros niveles de gobierno o con el público.

Las cuentas de la huella agregan valor a los conjuntos de datos existentes sobre la producción, comercio y rendimiento ambiental proporcionando una manera comprensiva de interpretarlos. Por ejemplo, las cuentas pueden ayudar a dirigir los “sistemas de gestión ambientales” ofreciendo un marco para coleccionar y organizar datos, proponiendo metas y rastreando su progreso. Las cuentas pueden también servir como requisitos para reportar información ambiental, e informar en la toma de decisiones estratégicas para el desarrollo económico regional.

El esfuerzo global para el sustento se ganará o perderá en las ciudades del mundo, en donde el diseño urbano puede influenciar el 70 por ciento de la huella ecológica de la gente. Las ciudades de Alta - Huella pueden reducir esta demanda en la naturaleza grandemente con tecnología existente. Muchos de estos ahorros también reducen costos y hacen ciudades más habitables. Puesto que la infraestructura urbana es duradera e influye las necesidades sobre los recursos por décadas a venir, las decisiones de la infraestructura crean o destruyen el futuro de una ciudad. ¿Qué ciudades están construyendo futuras trampas para los recursos, cuáles están construyendo eficientes oportunidades para los recursos y estilos de vida más competitivos?

Sin la contabilidad de recursos regional, los gobiernos pueden pasar por alto fácilmente o no darse cuenta la importancia de estas clases de oportunidades y de las amenazas. La huella ecológica, un sistema de contable de recursos comprensivo y basado en la ciencia que compara el uso por la gente de la naturaleza con la capacidad de la naturaleza de regenerarse, ayuda a eliminar este punto ciego.

 

 

*Text from this page was written by Global Footprint Network staff and much of it has since been published. Citation: Wackernagel et al. 2006. The Ecological Footprint of cities and regions; Comparing resource availability with resource demand. Environment and Urbanization 18(1): 103–112.